Pasar al contenido principal

Quienes Somos 

Somos la Coordinación de Iniciación Cristiana que surge como uno de los proyectos prioritarios del Plan de Evangelización: Comunidades eclesiales que inician en la fe.

 

 

"El proyecto de iniciación cristiana es una apuesta por la conformación de comunidades que catequizan con la experiencia, la acogida y el acompañamiento a todas las personas que, luego de recibir un primer anuncio, deciden continuar profundizando en la fe y en el seguimiento a Jesús. A través del diseño y ejecución de una propuesta pedagógica específica, se busca que las comunidades cristianas sean sujetos vivos de la iniciación cristiana y de la puesta en marcha de los itinerarios diversificados para acompañar a las personas en sus diferentes situaciones vitales. A la vez, el proyecto buscará formar catequistas y agentes calificados en la pedagogía del acompañamiento y la iniciación" Nuevo Rumbo. Pág. 33.

 

Para comprender mejor este proyecto es importante tener claro que:

"La iniciación cristiana es un don de Dios, (…) - que requiere- la libre decisión de la persona de convertirse a Dios y la opción de seguir a Cristo en su Iglesia" Orientaciones y Criterios para la Iniciación Cristiana (OCIC). 184.

 

En ese sentido “es el proceso de inserción y participación de una persona en el misterio pascual de Cristo y en la Iglesia. Con este modo de hablar no solo hacen referencia al bautismo, primer sacramento de la iniciación cristiana, ni tampoco a los tres sacramentos (bautismo, confirmación y eucaristía), sino a todo el proceso de iniciación, que incluye, catequesis, sacramentos, mediación de la Iglesia y conversión personal”. OCIC. 185.

 

En el mundo de hoy podemos encontrar tres situaciones en las que la comunidad tiene la responsabilidad de iniciar cristianamente a las personas:

 

  • Niños, adolescentes y jóvenes: durante esta etapa se celebran los sacramentos del Bautismo, Confirmación y Eucaristía, siendo esta la situación más común en nuestra Iglesia particular.

  • Adultos bautizados, pero no iniciados: es decir personas que, aunque hayan recibido uno o más sacramentos, no viven las exigencias del bautismo. EG 14.  

  • Adultos no bautizados (catecúmenos): son personas que por diversos motivos no han sido iniciados en la fe y tienen deseos de emprender el camino de la conversión.

 

Teniendo en cuenta estas tres situaciones de iniciación, la comunidad arquidiocesana se está renovando a partir de estas cuatro líneas de acción: